08 agosto 2008

DON'T TEACH BOYS TO BE LIKE GIRLS

[El ADHD -Attention Deficit Hyperactivity Disorder- es un trastorno del comportamiento que afecta aproximadamente al 8-10 % de los niños en edad escolar. Los chicos son tres veces más propensos a sufrir este síndrome que las chicas.

Los que padecen ADHD actúan sin pensar, son hiperactivos y apenas pueden concentrarse porque tienen problemas para permanecer sentados, prestar atención o estar atentos a los detalles.

Por supuesto, todos los niños en ocasiones actuan de este modo, sobre todo cuando están ansiosos o excitados. Pero la diferencia con los que padecen el ADHD es que en estos casos los síntomas están presentes durante periodos de tiempo más largos y ocurren en los diversos ámbitos de su vida (casa, colegio, pandilla de amigos, etc.).

Algunos estudios vinculan este trastorno con el hecho de ver excesiva televisión desde muy pequeños. Otros lo relacionan -cada vez más- con la coeducación: es decir, con la disfunción que se produce en un porcentaje significativo de alumnos por el hecho objetivo de que los chicos y las chicas tienen necesidades diferentes.

Esto explica que la educación diferenciada de chicos y chicas se defienda claramente en un informe titulado 2020 Vision que fue publicado en Inglaterra en diciembre de 2006 (cfr. # 365 de este blog). El informe apoya la idea de que en los colegios e institutos se debería enseñar a los chicos por separado, si se desea mejorar su rendimiento escolar y superar así la actual inferioridad que tienen frente a las chicas.

Esta idea se está reiterando
una y otra vez en diversos países -de modo especial en Inglaterra y Estados Unidos- sencillamente porque mucha gente -padres, profesores, políticos, periodistas, expertos en educación, etc.- están seriamente preocupados por el fracaso escolar, especialmente de los chicos, y también por la creciente violencia tanto en los colegios, como en la calle y en los propios hogares.

Si se quieren resolver
de verdad los problemas de las personas y de la sociedad, no bastan medidas superficiales o simplemente punitivas, sino que hay que buscar las causas que generan esos problemas y así poder aplicar los remedios eficaces.

Un botón de muestra reciente. Hace apenas unas semanas, Nicola Pearson publicaba en The Times (8 de julio 2008) un artículo titulado Don't teach boys to be like girls. Lo reproducimos a continuación.]

# 441 Categoria-Educacion

by Nicola Pearson

________________________

If you were an energetic nine-year-old boy who loved school, did your best but also loved charging about, trying to beat your friends at every game possible, imagine the hell of our currrent state school system where ball games are banned from the playground in case someone gets hurt, there is no outside play in bad weather and you are constantly in trouble for being too competitive because winning is not what it's about. And, worse, Jamie Oliver fruit smoothies have replaced sponge pudding in your school dinner, so you're starving by two o'clock.

Sue Palmer is a former head teacher, literacy adviser and the author of 21st Century Boys. She says it is a biological necessity that boys run about, take risks, swing off things and compete with each other to develop properly. “If they can't, a lot of them find it impossible to sit still, focus on a book or wield a pencil,” she says, “so their behaviour is considered ‘difficult', they get into trouble and tumble into a cycle of school failure.”

(ver más)

1 Comments:

At 7:39 p. m., Blogger Héctor said...

Un blog muy currado y muy interesante. Te felicito por la actualización.

Decirte que me pasaré por aquí y que te animo a que sigas escribiendo.

Un saludo.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home