04 abril 2005

EL ESPLENDOR DE LA VERDAD

[Este artículo ha sido publicado hoy, 4 de abril, en la tercera página del ABC (Madrid). Es un buen texto de Juan Manuel de Prada, que rompe el manido estereotipo de que Juan Pablo II ha sido "progresista en lo social y conservador en lo moral"... Como dice el articulista: En tan simplificadora formulación se condensa nuestra incapacidad para trascender los estereotipos ideológicos, pero sobre todo cierta ceguera -no sé si nacida del cinismo o de la mera camastronería- para vislumbrar el radical proyecto humanista de un Papa que ha sabido, mejor que ningún hombre de nuestra época, identificarse con Cristo. Publicado en el ABC (4-IV-2005).]

#132 Varios Categoria-Varios: Etica y Antropologia

por Juan Manuel de Prada

__________________________

Se ha repetido hasta la saciedad, con un sucinto y cerril desparpajo, que el Papado de Juan Pablo el Grande ha sido «progresista en lo social y conservador en lo moral». En tan simplificadora formulación se condensa nuestra incapacidad para trascender los estereotipos ideológicos, pero sobre todo cierta ceguera -no sé si nacida del cinismo o de la mera camastronería- para vislumbrar el radical proyecto humanista de un Papa que ha sabido, mejor que ningún hombre de nuestra época, identificarse con Cristo. De esa identificación extrema surge, como un corolario natural e insoslayable, su identificación con el hombre, su execración de cualquier forma de violencia ejercida contra su sagrada naturaleza, su vocación indesmayable de caridad, dirigida preferentemente hacia los más débiles. Al vindicar la dignidad del hombre, el Papa Wojtyla se sitúa por encima del cambalache ideológico para recuperar las esencias mismas del cristianismo, que hace del amor al prójimo, como reflejo del amor a Dios, el epítome de su doctrina. No caigamos en el truco de distinguir al Papa que condenaba la guerra del Papa que reprobaba el aborto; no incurramos en ese maniqueísmo zafio que aplaudía al Papa cuando vituperaba «las formas degeneradas del capitalismo» y en cambio le volvía la espalda cuando exigía una sexualidad volcada hacia la vida. El Papa era siempre el mismo; quienes vivíamos instalados en la incongruencia éramos los receptores de su mensaje.

(ver el artículo completo)

1 Comments:

At 10:23 p. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home