30 mayo 2005

LA DICTADURA DEL RELATIVISMO

[En este artículo salen a flote algunas maneras de enfrentarse con el fuerte contenido filosófico, cultural y político que encierran algunas expresiones como "dictadura del relativismo" y otras palabras clave como "democracia", "verdad" y "diálogo".

Dice el autor: "En una organización democrática la noción de verdad ha de estar en el centro de la vida pública. Si no hay verdad, no es posible el debate porque la discusión deja de ser un proceso de búsqueda y se transforma meramente en una tramoya del poder. Si no hay verdad, si todas las opiniones valen lo mismo, pierde todo su sentido el pluralismo democrático."

Y también: "Mientras que el relativista no tiene interés en escuchar las opiniones de los demás, quien ama el pluralismo no sólo afirma que caben diversas maneras de pensar acerca de las cosas, sino que sostiene además que entre ellas hay -en expresión de Stanley Cavell- maneras mejores y peores, y que mediante el contraste con la experiencia y el diálogo los seres humanos somos capaces casi siempre de reconocer la superioridad de una opinión sobre otra y de adherirnos a la mejor."

Publicado en Scriptor.org ]

#157 Varios Categoria-Varios: Etica y Antropologia

por Jaime Nubiola, Profesor de Filosofía, Universidad de Navarra
________________________

Hace unas pocas semanas, en la misa previa al conclave que había de elegir al nuevo papa, el entonces cardenal Ratzinger denunciaba con fuerza los vientos del relativismo que azotan nuestra sociedad occidental en las últimas décadas. El relativismo se ha convertido en una actitud de moda, mientras que al "tener una fe clara según el credo de la Iglesia católica" se le despacha a menudo como fundamentalismo. "Se va constituyendo -concluía- una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja sólo como medida última al propio yo y sus apetencias". La expresión que acabo de subrayar, "dictadura del relativismo", llamó de inmediato la atención tanto de la audiencia como de la prensa, pues mostraba de manera bien gráfica la formidable capacidad poética del futuro papa que con sólo tres palabras diagnosticaba la enfermedad de la sociedad europea.

(ver el texto completo)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home