14 junio 2005

CONTRATOS DE DESCENDENCIA Y CONTRATOS DE CONVIVENCIA

[El autor de este artículo, Catedrático de Derecho Romano, sugiere lo que en su opinión podría ser una alternativa jurídica para intentar salir de la grave crisis que se está generando en la sociedad española al pretender el gobierno socialista aprobar una ley sobre el matrimonio homosexual, que va en contra del auténtico y tradicional matrimonio heterosexual abierto a la generación por su propia naturaleza. Esa posible pseudo-ley va también en contra --como se afirma en este artículo-- "del sentir de millones de españoles, y con las serias reservas expresadas por el Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial y la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación". Esto evidentemente es muy grave y atenta de modo clamoroso contra la democracia.
La posible vía de solución que apunta aquí el autor es muy discutible y opinable, pero --a diferencia del otro engendro, que es un absurdo desde el punto de vista jurídico-- tiene un fondo razonable: al menos, en el sentido de que permite razonar en un ámbito jurídico, ver las posibles ventajas y algún claro inconveniente --como sería perder, en la esgrima especulativa, el nombre de "matrimonio" para la realidad social que recibe con propiedad esta denominación--; otros, lo podrían leer en clave irónica; en cualquier caso, permitiría a los juristas hacer matices diversos y concluir si puede ser o no una vía de encuentro social. "En todo caso --así termina el texto--, llama a las cosas por su nombre: algo muy importante en el derecho de una sociedad que busca el consenso por el diálogo." Publicado en
ABC (8-VI-2005).]

#172 Hogar Categoria-Matrimonio y Familia


por Rafael Domingo,

Director de la Cátedra Garrigues, Universidad de Navarra

________________________

A la vista de la tensión social que, con razón, está generando el llamado "matrimonio homosexual", pienso que es conveniente pactar una solución auténticamente democrática que respete los derechos de todos y no hiera la sensibilidad de nadie. En efecto, aprobar una ley en contra de una tradición multisecular de heterosexualidad matrimonial y del sentir de millones de españoles, y con las serias reservas expresadas por el Consejo de Estado, el Consejo General del Poder Judicial y la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, es "imponer democracia" manu militari, lo que atenta contra su más genuina esencia dialogante. Una democracia madura como la nuestra sabe ya, a estas alturas, cuál es el precio de la paz social y no puede jugar con ella por el simple hecho de haber conseguido una suma de votos determinada. No podemos reducir la democracia a simple aritmética.

(ver el texto completo)

2 Comments:

At 10:58 a. m., Blogger sinretorno said...

Qué viva el yoni yarza, el derecho romano y no os perdáis mi blog y en speropress el artículo de un tal tirapu sobre el pretendido matrimonio homosexual, incluso puede ser incluido dentro de arguments, pues también busco la verdad, el bien y la belleza, yo soy de allí y no me reclamáis.

 
At 12:07 a. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home