24 junio 2005

¿LIBERTAD?: DEPENDE PARA QUÉ

[La autora publicó anteriormente dos artículos en este blog. Un amplio estudio sobre la problemática actual de la coeducación en los colegios y la comparación de resultados con la educación diferenciada, que está haciendo revisar el sistema educativo previo a la universidad en muchos centros de Estados Unidos y de Europa (cfr. # 127). El otro artículo trataba sobre la violencia en las aulas y la necesidad de ir a las causas si se pretende poner remedio eficaz, en lugar de aparentes soluciones demagógicas (cfr. # 169). El texto que ahora se publica es un interesante y lúcido comentario sobre el totalitarismo educativo del actual gobierno socialista que impide a los padres ejercer el derecho a elegir libremente la enseñanza que desean para sus hijos. Y es que resulta absolutamente paradójico -dice la autora- que un Gobierno que permite, en virtud del respeto a la libertad personal, ejercer la opción de casarse indistintamente con un hombre o con una mujer (según cual sea la tendencia sexual del individuo en cuestión), no permita, limitando hasta el extremo esa misma libertad personal, la libre elección del tipo de educación que los padres desean para sus hijos.(...) Estamos ante un absoluto totalitarismo educativo. Sufrimos la imposición de un monopolio estatal en materia educativa que soportamos estoicamente y que, sin embargo, cualquiera juzgaría intolerable si afectara a la prensa o a la información. Reproducido de Análisis digital (22-VI-2005).]

#179 Educare Categoria-Educacion

por María Calvo Charro. Profesora Titular de Derecho Administrativo, Universidad Carlos III
____________________________________

El pasado 18 de junio miles de españoles salimos a la calle en defensa de la familia. Pero una manifestación que partía inicialmente de la oposición al denominado “matrimonio” entre homosexuales se convirtió en el escenario para otras muchas reivindicaciones, entre ellas, el derecho de los padres a elegir libremente la enseñanza que desean para sus hijos. Y es que resulta absolutamente paradójico que un Gobierno que permite, en virtud del respeto a la libertad personal, ejercer la opción de casarse indistintamente con un hombre o con una mujer (según cual sea la tendencia sexual del individuo en cuestión), no permita, limitando hasta el extremo esa misma libertad personal, la libre elección del tipo de educación que los padres desean para sus hijos.

(ver el texto completo)

1 Comments:

At 12:40 a. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home