29 septiembre 2005

LO IMPORTANTE ES LO INVISIBLE

[Jaime Nubiola toma ocasión del impacto que ha producido la reciente despedida de Kim Clark de la prestigiosa Harvard Business School para escribir este artículo. Allí ha pasado Clark los últimos 30 años: primero como estudiante, luego como prestigioso profesor e investigador de administración de empresas y finalmente, desde hace 10 años, como Decano. A sus 56 años, ha decidido dejar su brillante puesto en Harvard respondiendo a la llamada que le ha hecho su iglesia (es mormón) para dirigir la Brigham Young University, en Idaho. Lo que más ha extrañado a la gente -a los colegas en la Escuela de Negocios y a los empresarios poderosos- es que en su decisión influyera de forma principal la religión, que a menudo es invisible en la cultura materialista dominante. "El espíritu, aquello invisible a los ojos, se nos escapa como el agua entre las manos en una cultura que parece dar primacía a lo cuantitativo y a lo material sobre lo cualitativo y lo espiritual." Y el autor recuerda algo que es importante no perder de vista en la actual sociedad occidental aburguesada, aburrida y pagana: "La vida humana sin el cultivo del espíritu se deshumaniza, se animaliza por completo. Para comprobar esta penosa realidad basta con asomarse a cualquier sala de videojuegos, abarrotada de ordinario por jóvenes que consumen allí sus horas de ocio." Y esa misma realidad, muchas veces penosa, se refleja diariamente en los medios de comunicación, con su dosis creciente de violencia irracional y de todo tipo de patologías humanas al desnudo. Publicado en La Gaceta de los Negocios (26-IX-2005).]

#215 Varios Categoria-Varios: Etica y Antropologia

por Jaime Nubiola, Profesor de Filosofía, Universidad de Navarra
_______________________

La Universidad de Harvard -desde donde escribo estas líneas- ha quedado conmocionada con la despedida de Kim Clark, el decano de la prestigiosa Harvard Business School, el pasado 31 de julio. Clark, que había permanecido en Harvard desde 1974, como estudiante de economía primero, como profesor de administración de empresas e investigador en dirección operativa y tecnología después, y como decano estos últimos diez años, ha decidido dejar su brillante puesto por la llamada de su iglesia para dirigir la Brigham Young University, en el remoto Idaho. Destacan las informaciones de prensa que Kim Clark, que cuenta ahora con 56 años, tiene seis hijos y siete nietos, y es un devoto mormón: "Pensaba que diez años era un tiempo suficiente para un decano y también que no debía decir que no a esta petición de mi iglesia", explicó. Lo que quizá llamaba más la atención a la corporación académica era que en esta decisión profesional y personal pesara de forma tan palpable la religión que a menudo es del todo invisible en la cultura materialista dominante. Sin embargo, aquella decisión, incomprensible desde un punto de vista económico, refleja bien que lo realmente importante para algunos es para muchos otros quizás enteramente invisible.

(ver el artículo completo)

1 Comments:

At 12:06 a. m., Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home