17 noviembre 2005

COHABITACIÓN, RUINA PREMATRIMONIAL

[Anne-Marie Ambert Ph.D. (Cornell) es Directora del Departamento de Sociología de la Universidad de Yok (Toronto, Canadá) y su investigación se centra fundamentalmente en los estudios sobre la familia. Ha escrito, entre otros, los siguientes libros:

  • "Changing Families: Relationships in Context",
  • "The Effect of Children On Parents",
  • "The Web of Poverty: Psychosocial Perspectives",
  • "Parents,Children and Adolescents: Interactive Relationships and Development in Context",
  • "Ex-Spouses and New Spouses. A Study of Relationships",
  • "Perspectives on Social Problems", "Divorce in Canada",
  • "Sex Structure",
  • "The Forgotten Ones: A Sociological Study of Anglo and Chicano Retardates",
  • "Parents and Adolescents in Changing Families" (with David H. Demo),
  • "Sociological Studies of Children".
En el estudio que ahora publicamos observa que algunas personas escogen la cohabitación porque no requiere fidelidad sexual y muestra que la cohabitación previa al matrimonio provoca luego índices de divorcio más altos: p.e. en Canadá, entre las mujeres entre 20 y 30 años, se produjo un 63% de separaciones (con cohabitación prematrimonial), frente al 33% (matrimonio).

Entre las causas, la Dra. Ambert indica que la experiencia de una cohabitación de menor compromiso respecto a la fidelidad mutua, conforma el comportamiento marital posterior. Y está comprobado que la falta de fidelidad conyugal lleva a índices más altos de rupturas matrimoniales.
Reproducido de Aceprensa (nº 120/05, 26-X-2005).]

#230 Hogar Categoria-Matrimonio y Familia

por Anee-Marie Ambert
________________________________________________

Según el estudio "Cohabitation and Marriage: How Are They Related?", publicado por el Instituto Vanier de la Familia (Ottawa), la cohabitación tiene, a pesar de su extensión, altos costes sociales y emocionales. La agencia Zenit (15 octubre 2005) se hace eco de este informe.

(ver el texto completo)

2 Comments:

At 10:52 p. m., Blogger Joel said...

El artículo es interesante. Hay algunas ideas que invitan a la reflexión, y algunas ya muy conocidas.
Sin embargo, atención con las conclusiones a las que podemos llegar lectores como yo después de leer el mismo. ¿La idea definitiva es que mejor evitar la cohabitación? Porque sí así es, quizás deberíamos también observar las cosas desde el otro punto de vista. La realidad parece mostrarnos que hay unos importantes factores de riesgo en este sector de las parejas pero, no obstante, también es cierto que la cohabitación previa al matrimonio es una buena manera (yo diría, la única real) de conocer a tu pareja en la mayoría de las situaciones que las vida nos ofrece. Y tener un criterio adecuado con suficientes datos para tomar una decisión importante como es el compromiso del matrimonio también es fundamental. El conocimiento siempre es positivo, si después de sabe utilizar. Aquí hay un problema social mucho más profundo y que no sólo afecta a las parejas que cohabitan. Yo creo que los datos que aquí se ofrecen (excepto los que se refieren a los niños) no son consecuencia de la cohabitación, sino que son un reflejo de la sociedad que se detecta mejor en este sector de la población.

 
At 4:29 a. m., Anonymous jorgegajardorojas said...

No creo que sea asi,lo que separa la cohabitacion del matrimonio es fundamentalmente el vinculo legal o religioso que nada garantiza que vaya a perdurar como tal.De hecho en muchos lugares por razones economicas las parejas no se casan y perduran.Yo creo que lo que no dice el estudio es que el grado en que se establecen los vinculos amorosos estan determinado por un complejo de factores en que el vivir cion un vinculo legal o no es marginal.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home