17 julio 2006

BENEDICTO XVI, EN VALENCIA

[La ciudad de Valencia ha recuperado ya su estado normal después del V Encuentro Mundial de las Familias (EMF).

Benedicto XVI permaneció 26 horas en tierras valencianas, desde su llegada el sábado 8 al aeropuerto de Manises, a las 11:22 minutos, hasta las 13 horas del domingo 9, en que regresó a Roma.

Para los que valoran las cifras, la magnitud de este EMF se puede ver reflejado en algunos datos significativos, entresacados entre otros muchos:
  • Más de 8.000 policías velaron por la seguridad del Papa, autoridades y peregrinos durante el EMF.
  • 200 miembros de las fuerzas armadas y 10.000 voluntarios de distintas procedencias colaboraron también en la seguridad.
  • Más de 4.000 periodistas fueron acreditados por la Organización para cubrir este acontecimiento.
  • Se instalaron 50 pantallas gigantes, desde el Paseo de la Alameda hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias.
  • El "presbiterio" donde Benedicto XVI celebró la Misa tenía una superficie de 2.700 metros cuadrados .
  • Más de 50 cardenales, 450 obispos y 3.000 sacerdotes de los cinco continentes, participaron en la multitudinaria Misa.
  • Más de un millón de fieles de todo el mundo asistieron en esa Misa celebrada por el Papa el domingo 9 de julio.
  • Más de 1.000 personas, entre médicos, enfermeros y voluntarios, participaron en el dispositivo sanitario.
  • Más de 2.000 grifos de agua ayudaron a los peregrinos a combatir el fuerte calor.
Pero vayamos a aspectos más de fondo. ¿Por qué tantas familias, allí en Valencia y en todo el mundo, estaban pendientes de las palabras del Santo Padre? Porque son conscientes de la importancia que la institución familiar tiene para la sociedad y observan con preocupación el maltrato y la persecución que el matrimonio y la familia reciben en nuestros días.

Quien no acierte a verlo así, quizá sea porque carezca de las suficientes luces intelectuales y éticas como para valorar rectamente una cuestión de tanta trascendencia antropológica y sociológica. Cuando uno habla, por ejemplo, del peligro ecológico y del daño que hace al mundo el agujero de ozono, a nadie se le ocurre gritar diciendo que es intolerante por defender el mundo y la atmósfera; ni tampoco le dice que se calle, porque la libertad prevalece por encima de todo y uno quema un bosque si así le viene en gana... ¡Faltaría más: no se le ocurra tocar el bosque! Pues algo parecido pasa con la "gripe aviar" y pasa también con el "agujero familiar" del que estamos hablando: nada tienen que ver ni con la tolerancia, ni con la libertad, sino que son peligros evidentes que afectan gravemente —de distinto modo y en diverso grado— a la entera sociedad humana.

Como se dice en un reciente documento del Consejo Pontificio de la Familia —«Familia y procreación humana»— que fue presentado el pasado 6 de junio: "(...) hoy el hombre se ha vuelto un gran enigma para sí mismo y vive la crisis más aguda de toda la historia en su dimensión familiar: la familia es objeto de ataques como nunca en el pasado; los nuevos modelos de familia la destruyen; las técnicas de procreación arrojan por la ventana el amor humano; las políticas del control de natalidad conducen al actual 'invierno demográfico' ".

Hace unos días el Cardenal Herranz respondía a la pregunta ¿quién inventó la familia?.

Entresacamos lo más sustancioso de lo que dijo:

  • ... el Cristianismo no ha creado la familia. La familia la encontramos en todos los pueblos y culturas de todos los tiempos.
  • La familia, unión del hombre y la mujer en matrimonio con la consiguiente procreación y educación de los hijos, está inscrita en la naturaleza humana y por ello es común a toda la humanidad. La familia es pues una institución natural.
  • ... en la familia está ya en germen la sociedad, y ésta se fundamenta sobre la familia. (...) Es su propia naturaleza la que lleva al hombre a vivir en familia, y en familia a constituir sociedades.
  • ... la familia es el lugar insustituible para la transmisión de la vida, futuro de los pueblos: el hecho es que sólo es fecunda la unión del hombre y la mujer.
  • La unión de hombre y mujer en orden a la procreación de nuevas personas, necesita la estabilidad de un hogar para el bien de los hijos. Los niños, en efecto, tienen el derecho de nacer y ser educados con la referencia segura de un padre y una madre comprometidos entre sí para siempre por el matrimonio.
  • ... la fe que profesamos los cristianos nos lleva ciertamente a defender pública y privadamente la familia; también porque sabemos que cada fiel cristiano puede hacer mucho en favor de la familia, y que ninguno debe quedarse cruzado de brazos. Menos aun en países democráticos que tienen el deber de poner en el centro de sus sistemas jurídicos los verdaderos protagonistas: la persona humana, con su dignidad inviolable, y la familia, con su verdadera identidad antropológica.
S.S. Benedicto XVI ha hablado muy claro en Valencia recordando lo que es el matrimonio y la familia. Entresacamos a continuación las principales ideas de los dicursos y homilías del Papa.

Si desean descargar los textos íntegros del Papa , pueden hacerlo aquí en los formatos PDF o PDB (para Palm o Pocket).]

#328 Hogar Categoria-Matrimonio y Familia

por S.S. Benedicto XVI

_____________________

  • Sabéis que sigo de cerca y con mucho interés los acontecimientos de la Iglesia en vuestro País, de profunda raigambre cristiana y que tanto ha aportado y está llamada a aportar al testimonio de la fe y a su difusión en otras muchas partes del mundo. Mantened vivo y vigoroso este espíritu, que ha acompañado la vida de los españoles en su historia, para que siga nutriendo y dando vitalidad al alma de vuestro pueblo. [1]


(más)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home