14 octubre 2006

LA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN Y LA IRRACIONALIDAD

[Seguimos con Ciencia y Fe. En concreto con la teoría de la evolución y el mensaje cristiano; prolonga de algún modo el artículo anterior con la entrevista al Dr. Francis Collins.

Como es bien sabido, el evolucionismo es utilizado por los materialistas como un arma para combatir el cristianismo: algunos piensan que con la teoría de la evolución es innecesario e incluso imposible admitir la existencia de Dios, del gobierno divino del mundo, de un plan divino acerca del ser humano, y de la existencia de dimensiones espirituales en la persona humana.

Sin embargo, el Papa Juan Pablo II -en continuidad con el Magisterio pontificio precedente- ha recordado en varias ocasiones que no existen obstáculos entre la teoría de la evolución y la fe en la creación, si se las entiende correctamente.

Queda claro que «entender correctamente» significa admitir que las dimensiones espirituales de la persona humana exigen una intervención especial por parte de Dios, una creación inmediata del alma espiritual.

El mismo Juan Pablo II enseñaba en su catequesis: Por tanto, se puede decir que, desde el punto de vista de la doctrina de la fe, no se ven dificultades para explicar el origen del hombre, en cuanto cuerpo, mediante la hipótesis del evolucionismo. Es preciso, sin embargo, añadir que la hipótesis propone solamente una probabilidad, no una certeza científica. En cambio, la doctrina de la fe afirma de modo invariable que el alma espiritual del hombre es creada directamente por Dios. O sea, es posible, según la hipótesis mencionada, que el cuerpo humano, siguiendo el orden impreso por el Creador en las energías de la vida, haya sido preparado gradualmente en las formas de seres vivientes antecedentes. Pero el alma humana, de la cual depende en definitiva la humanidad del hombre, siendo espiritual, no puede haber emergido de la materia.

Un análisis sobre el evolucionismo ya fue tratado por extenso en este blog por el Prof. Mariano Artigas (cfr. #200), pero es oportuno volver ahora sobre el tema con ocasión de la catequesis de Benedicto XVI en Alemania.

En la homilía del día 12 de septiembre, en la explanada de Isling (Ratisbona), decía el Papa entre otras cosas:

  • Creemos en Dios. Esta es nuestra opción fundamental. Pero, nos preguntamos de nuevo: ¿es posible esto aún hoy? ¿Es algo razonable? Desde la Ilustración, al menos una parte de la ciencia se dedica con empeño a buscar una explicación del mundo en la que Dios sería superfluo. Y si eso fuera así, Dios sería inútil también para nuestra vida. Pero cada vez que parecía que este intento había tenido éxito, inevitablemente resultaba evidente que las cuentas no cuadran. Las cuentas sobre el hombre, sin Dios, no cuadran; y las cuentas sobre el mundo, sobre todo el universo, sin él no cuadran. En resumidas cuentas, quedan dos alternativas: ¿Qué hay en el origen? La Razón creadora, el Espíritu creador que obra todo y suscita el desarrollo, o la Irracionalidad que, carente de toda razón, produce extrañamente un cosmos ordenado de modo matemático, así como el hombre y su razón. Esta, sin embargo, no sería más que un resultado casual de la evolución y, por tanto, en el fondo, también algo irracional.
  • Los cristianos decimos: "Creo en Dios Padre, Creador del cielo y de la tierra", creo en el Espíritu Creador. Creemos que en el origen está el Verbo eterno, la Razón y no la Irracionalidad. Con esta fe no tenemos necesidad de escondernos, no debemos tener miedo de encontrarnos con ella en un callejón sin salida. Nos alegra poder conocer a Dios. Y tratamos de hacer ver también a los demás la racionalidad de la fe, como san Pedro exhortaba explícitamente, en su primera carta (cf. 1 P 3, 15), a los cristianos de su tiempo, y también a nosotros.
  • Creemos en Dios. Lo afirman las partes principales del Credo y lo subraya sobre todo su primera parte. Pero ahora surge inmediatamente la segunda pregunta: ¿en qué Dios? Pues bien, creemos precisamente en el Dios que es Espíritu Creador, Razón creadora, del que proviene todo y del que provenimos también nosotros.

Para ver el texto completo de esa homilia del Papa basta pulsar aquí.

Reproducimos un artículo de Juan Luis Lorda que glosa este texto y que fue publicado en el Diario de Navarra (16-IX-2006).

#346 Varios Categoria-Varios: Etica y Antropologia

por Juan Luis Lorda

_______

El viaje a Alemania de Benedicto XVI, como cabía esperar, ha sido la ocasión de varios discursos muy significativos. El mismo Papa que, al principio de su pontificado, no quería señalar cuál iba a ser su programa, ha aprovechado todas las ocasiones importantes para hablar de las cuestiones que le interesan, que son las grandes cuestiones del debate intelectual.

El día 12, en Ratisbona, pronunció una homilía sobre la creación del mundo. Y tuvo un discurso académico, en la Universidad donde fue Vicerrector, sobre las relaciones entre fe y razón. El tema tiene enorme actualidad.

(ver más)

1 Comments:

At 5:14 a. m., Blogger Cristian said...

Hola. Muy bueno el blog... se puede hacer un link? Volveré acá por la respuesta, o bien, si son amables y me dejan la respuesta en el blog, mejor. Bendiciones.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home