24 marzo 2007

EL SEXIMONIO

[Juan Manuel de Prada recordaba en un artículo anterior (cfr. # 213) que el matrimonio “no atiende a las inclinaciones o preferencias sexuales de los contrayentes, sino a la dualidad de sexos, conditio sine qua non para la continuidad social. La finalidad de la institución matrimonial no es tanto la satisfacción de derechos individuales como la supervivencia de la sociedad humana, a través en primer lugar de la procreación y luego de la transmisión de valores y derechos patrimoniales que dicha procreación genera.”

El auténtico matrimonio supone un elemento esencial en la configuración de la sociedad, en la transmisión de la cultura, en la organización de la convivencia en torno al parentesco...: forma parte esencial del bien común y merece un cuidadoso respeto jurídico y una consideración también pública por parte del Estado. Como es bien sabido, la realidad en España y en otros países es bien distinta. El exigible respeto jurídico se ha transformado más bien en una especie de burla en la que el logotipo de matrimonio se aplica casi a cualquier unión que implique un juego erótico.

Juan Ignacio Bañares (cfr. # 024) comentaba lo que se pretendía con la nueva ley: “…no es el reconocimiento de un derecho personal, sino el reconocimiento de que una unión homosexual es exactamente lo mismo que el matrimonio. Y aquí es donde falla el razonamiento, por el principio de identidad: lo que es distinto, es distinto; lo que es igual, es igual; lo que es distinto no puede ser igual; lo que es igual, no puede ser distinto. Lo que se llama matrimonio no es ni una mera unión afectiva –que cabe en cualquier amistad- ni una simple cohabitación sexual –que no necesita ni nombre ni efectos-. Lo que se entiende por matrimonio, con su logotipo, con lo específico, es una unión que incluye varios elementos: la igualdad diversa de la persona como mujer y como varón; el carácter complementario de ambas variedades; un amor y un compromiso específicamente centrado en esa diferenciación complementaria y la posibilidad de ser principio común de generación. A esta realidad se llama matrimonio. Y por eso A es distinto que B.”

El matrimonio —de mater y munus (oficio de madre)— poco tiene que ver con ese engendro jurídico que mejor podría ser llamado seximonio. Así lo denomina el catedrático Rafael Domingo en el artículo que ahora reproducimos, que fue publicado en La Gaceta de los Negocios (3-III-2007): “El matrimonio es la institución para la procreación y educación de la prole. En él, el sexo es un medio, no un fin. Semejanzas entre el matrimonio y el seximonio: pocas. Diferencias: casi todas. Tantas como las que hay entre un biberón y un preservativo.”]

# 374 Hogar Categoria-Matrimonio y Familia

por Rafael Domingo

____________________

Rechazar, como ha hecho el Congreso, un millón de firmas de ciudadanos nos asemeja más a un gulag que a una democracia madura. Así, con vara estalinista, se ha sepultado una iniciativa popular que apostaba sin ambages por el matrimonio, en contra de esa suerte de seximonio, made in Spain, con que se pretende regular el conjunto de relaciones sexuales de pareja o colectivo, de hecho, de derecho, de medio derecho, de derechazo y derechito. De progres y fachas.

(ver más)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home