15 mayo 2007

LOS SOFISTAS

[Una gran lección de Chesterton —dice Jorge Bustos (cfr. Nueva Revista, nº 106)— es que "la capacidad de penetrar en las ideas y en las conciencias no supone sólo una ventaja en los negocios, sino sobre todo es el canal idóneo para ser bueno y feliz. La experiencia nos dice que no todos los tontos son malos, pero sí que todos los malos son tontos e infelices.”

A este grupo de los tontos e infelices —aunque ellos puedan considerarse “sabios de Grecia”— pertenecen los sofistas: los de hoy, como los de ayer. Son charlatanes de feria, loros más o menos vistosos que repiten las cantinelas sin sentido que les enseñan sus jefes: nada que ver con la verdad, todo es pura apariencia. El que valora la verdad, huye de los sofistas como de la peste bubónica.

Alejandro Llano suele arremeter contra los sofistas con cierta frecuencia y lo hace de modo inteligente, con ironía de la buena, al estilo de Chesterton.

Por ejemplo, hace poco menos de un año (cfr. La Gaceta, 24-VI-2006), después de recordar, como le gusta, la elocuente y expresiva definición que Platón hace de los sofistas —“mercaderes ambulantes de golosinas del alma”—, escribía: “Y hoy está el mercado de la información y de la cultura repleto de chiringuitos donde se expenden todo tipo de materiales azucarados totalmente incompatibles con la tan celebrada dieta mediterránea. Pues bien, ahora, como entonces, una de las pocas herramientas eficaces para combatir el abotargamiento intelectual es la ironía. No la ironía ácida, a la que también nos han acostumbrado los sofistas, sino justamente la que surge de la ingenuidad. Porque lo más inocente de todo es llamar a las cosas por su nombre y -como el Juan de Mairena machadiano- ir por ahí anunciando que la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero.”

Y en otro artículo, pocas semanas más tarde (cfr. La Gaceta, 14-IX-2006), decía: “…en este país se nos está tratando como a menores de edad. Necesitamos un nuevo proceso de emancipación mental que nos devuelva la capacidad de pensar y hablar por cuenta propia en sociedad. De lo contrario, seguiremos cayendo una y otra vez en manos de los autodeclarados expertos. La tecnocracia y la burocracia están complementadas y potenciadas hoy día por las técnicas de manipulación social. Los sofistas vuelven a dominar el terreno de juego y practican algo parecido a lo que antes se llamaba fútbol total.”

Hace pocos días (La Gaceta, 1-V-2007), tomando ocasión de las últimas mentiras y chanchullos del gobierno socialista, Alejandro Llano ha escrito otro artículo titulado “Los sofistas”: no tiene desperdicio y, como ocurre con los textos de Chesterton —“por su alegre sabiduría y por la belleza y contundencia de su prosa” (Jorge Bustos)—, merece la pena leerlo.]

# 386 Varios Categoria-Varios: Etica y antropología

por Alejandro Llano

__________________


Especializados en convertir el argumento más débil en la razón más fuerte, los sofistas manejan el lenguaje como un instrumento puramente utilitario para convencer a los demás de aquello que a los propios sofistas les conviene. Hablar ya no es una actividad que esté al servicio del encuentro con la verdad, sino que se encamina al logro del poder. Parecen sabios, pero no lo son. Tampoco el sofista se identifica con el retórico. El retórico trata de hacer verosímil lo verdadero, mientras que el sofista intenta hacer verosímil lo falso.

A los sofistas griegos, Platón los llamó mercaderes ambulantes de golosinas del alma. Ahora bien, su vigencia no se limita a la antigüedad clásica. Los sofistas han revivido y hoy se los encuentra por todas partes. Expenden ideas-basura, comida rápida para alimentar mentes adocenadas por medios de comunicación que ocultan datos y —por poner un caso reciente— han pasado de ser periódicos de referencia a prensa amarilla, según ha dicho Hermann Tertsch acerca de un diario madrileño del que tuvo que salir por atreverse a decir la verdad (cfr. # 385 de este blog).

(ver más)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home